¿Novedades? Por aquí

Tienda

Acerca de

Carga más
48 / 148 resultados

Haz magia con nuestras alfombras

Vale, admitimos que nuestras alfombras no vuelan como las del genio de la lámpara. Pero lo que sí hacen es ayudarte a teñir tu casa de color y a crear rincones cálidos y acogedores. Lisas o con originales estampados, redondas o rectangulares, de fibras sintéticas o naturales… La variedad es tan amplia como las posibilidades de decoración que ofrecen. Aunque tradicionalmente se asocian a habitaciones como el salón o el dormitorio, donde son imprescindibles, lo cierto es que son perfectas hasta para el jardín. Lo que decíamos, pura magia para tu hogar.

Divide para multiplicar

Las alfombras son uno de los mejores recursos que tienes a tu disposición para delimitar los espacios y establecer ambientes distintos dentro de una misma estancia. Al jugar con las formas y los colores, podrás dar estilos diferentes a las zonas que quieres separar. Y, si te lanzas y eliges una alfombra redonda, no les darás estilo, sino estilazo. En el salón, por ejemplo, son una opción ideal para destacar la mesa del comedor si esta es circular, mientras que en la sala de estar la puedes colocar bajo un escritorio o una butaca para conseguir un rincón de estudio o lectura perfectamente diferenciado del resto de la habitación.

Viste todos los espacios

¿Tienes alfombras en el salón y el dormitorio, pero no en el resto de la casa? Pues es hora de abrir la mente y echarle imaginación. La entrada da pistas de cómo es tu hogar, así que cuídala: elige un felpudo llamativo para la parte de fuera y dale un toque de color al recibidor con un modelo sencillo y un perchero a juego. El pasillo puede ser una zona de paso un poco sosa, pero, si lo adornas con un diseño en tono claro, ganará calidez. En el baño y la cocina, son un diseño tan práctico como seguro: evita resbalones y salpicaduras con una alfombra de baño o un tapete.

Sácalas al aire libre

Las zonas exteriores de la casa pueden (y deben) ser tan cómodas y bonitas como las interiores. Por eso, también tenemos alfombras para exterior de materiales resistentes al sol y al agua. Para decidirte, tienes que tener en cuenta si la vas a poner en un lugar cubierto o cerca de una piscina. Las de fibras vegetales, como el bambú o el yute, son muy agradables y aportan una nota bohemia, pero son más delicadas. Sea cual sea la pieza que elijas, combínala con los muebles y monta tu propio paraíso en la terraza o el jardín.