Novedades que no te querrás perder

Tienda

Acerca de

Mantas

Mantas 3 en 1: textura, color y calidez

A todo el mundo le encanta acurrucarse al calor de una manta cuando empieza a refrescar. En el sillón o en la cama, las mantas no solo son un recurrido complemento por sus propiedades térmicas, sino también un artículo decorativo de primera categoría. Explora la colección de MADE: diseños clásicos de lana con flecos para aportarle un toque de textura al sofá, mantas de algodón que crean contrastes con las colchas de la cama o modelos con detalles geométricos de inspiración escandinava para la entrada.

Potencial decorativo

Tanto extendidas a pie de cama como dobladas en el brazo del sofá, las mantas saben cómo llamar la atención. Son la manera más fácil y sencilla de renovar el look de un espacio o darle un toque de color y textura a un mueble. Mantén una estética natural que transmita serenidad con mantas en colores suaves, rompe con el minimalismo añadiendo un modelo con un llamativo diseño geométrico o encuentra el equilibrio entre simplicidad y espectacularidad con las mantas con flecos, un toque clásico y con efecto.

Un compañero infalible, el cojín

¿Qué sería de las mantas para sofá o cama sin un mullido cojín al lado? Las siestas no serían lo mismo. Para crear el combo perfecto de cojín y manta, influyen tanto la comodidad y la meteorología como el gusto personal. Para los meses más fríos, busca cojines de tejido bouclé, pana o terciopelo que se alíen con la calidez de una manta de lana. Y, si has elegido una manta lisa en un tono tierra o apagado, opta por un cojín en el mismo color o con un estampado en esa paleta.

A cada estación, su manta

Seguramente, en pleno verano solo necesitas una manta fina de algodón para taparte cuando corre un poco de brisa por la noche. En cambio, en invierno hay que sacar la artillería pesada. Es decir, las mantas de lana de toda la vida para calentarte los pies y las manos en tiempo récord mientras disfrutas de tu maravillosa cama de tamaño super king. Y, para el entretiempo, siempre puedes combinar una manta veraniega y una colcha más cálida, o un cubrecama o edredón ligero con algo de grosor y tamaño por si refresca.