¿Novedades? Por aquí

Tienda

Acerca de

Camas

Carga más
48 / 263 resultados

La cama perfecta para un sueño profundo

Todos sabemos que un buen descanso es fundamental para afrontar el día, pero ¿sabes qué tipo de cama es mejor para ti? Elegir bien sus características, como la firmeza, la elasticidad, el material o las medidas de la cama, te ayudarán a dormir como mereces y a despertarte con mucha energía. También tendrás que escoger el somier y la ropa de cama para que tu dormitorio no pierda ni un ápice de estilo. Y es que esta estancia de tu hogar dice más de ti de lo que crees. Consigue una atmósfera ideal para un sueño placentero con la ayuda de MADE.

Noches largas, días felices

La cama es el sitio perfecto para relajarte, bien sea leyendo un buen libro o escuchando música. Por eso, además de ser bonita, es muy importante que te aporte la máxima comodidad. Para encontrar la cama ideal, el colchón debe ser consistente y adaptarse al cuerpo. El viscoelástico es la mejor opción para evitar los molestos dolores de espalda. Tampoco te olvides de las medidas: la longitud debe ser entre 10 y 20 centímetros mayor que tu altura y el grosor ha de ser de un mínimo de 15 centímetros. En cuanto al bastidor de la cama, el de base tapizada o el de listones de madera —de pino o abedul— son los más resistentes.

Tu cama, tu refugio más privado

El dormitorio es el lugar más íntimo y personal de cualquier hogar y, en él, la cama es su gran protagonista. Tanto es así que puede decorar por sí sola toda la estancia. Los dormitorios más minimalistas, provistos con solo las piezas de mobiliario necesarias, aportan una atmósfera de tranquilidad. Para recrear esta composición, elige un conjunto de mesita de noche y armario para que tu dormitorio luzca mejor que nunca. Además, si te decides por una cama moderna con útiles cajones de almacenaje, podrás guardar lo que no necesites hasta la próxima temporada y ahorrar espacio.

Confort sin descuidar el estilo

Para conseguir un extra de suavidad y comodidad, una buena idea es colocar varios cojines y almohadas de diferentes texturas (algodón, bambú o lino, por ejemplo) que te garantizarán un descanso de primera. O puedes jugar con la combinación de sábanas y fundas nórdicas de diversos colores para darle un aspecto divertido. Además, las texturas mullidas hacen que tu cama sea mucho más acogedora de lo que ya es. Y tampoco te olvides del cabecero, una pieza única de gran poder decorativo, que dará un toque distintivo con el que llenarás tu dormitorio de personalidad y encanto.