Tienda

Diseño

Guía de cuidado: Ropa de cama

Guía de cuidado: Ropa de cama

Pasar una noche reconfortante es tan fácil como elegir la ropa de cama adecuada para ello. Pero, ¿cómo lograr mantener tu edredón y tus almohadas en las mejores condiciones? A continuación te presentamos nuestros trucos para sacarle el máximo partido a tu ropa de cama.

Limpia tu edredón

Mantener tu edredón en buena forma es más fácil de lo que piensas. Si derramas un poco de té encima, puedes limpiar la mancha con un paño húmedo y agua tibia, pero te recomendamos hacer una limpieza general al menos una vez al año. Si no estás seguro sobre la manera en la que hay que hacer la limpieza, sigue las instrucciones de la etiqueta. Compartimos contigo algunos consejos útiles para diferentes tipos de ropa de cama:

  • Para edredones con rellenos naturales, es mejor dejarlos en manos expertas. Los profesionales se asegurarán de que tu edredón se seque de manera correcta.
  • Un edredón sintético puede lavarse en casa, si cabe en la lavadora. Después de la limpieza, recomendamos secarlo al aire libre (a ser posible, a la sombra).
  • Cuando tu edredón esté seco, asegúrate de sacudirlo para evitar arrugas y mantener el relleno en su sitio.

Reemplaza tu edredón

Si lo mantienes en buenas condiciones, un edredón natural puede durar hasta 10 años. Los edredones sintéticos deben reemplazarse cada 5 años.

Cuida de tus almohadas

Sin el cuidado adecuado, las almohadas pueden decolorarse, quedar demasiado planas o abultadas. Para que tengan un look de ensueño y puedas descansar de la mejor forma posible, rellena tus almohadas a diario, lávalas cada pocos meses y asegúrate de que estén completamente secas antes de colocarlas en la cama.

Para un cuidado más específico, sigue las instrucciones de la etiqueta de la almohada.

Si quieres obtener el máximo confort de tus almohadas, debes reemplazarlas cada 1-2 años.

Cuida de tu ropa de cama

Recomendamos lavar los juegos de ropa de cama nuevos a 40°C antes de usarlos por primera vez, ya que los refresca y los hace más suaves.

Más adelante, una vez cada 1-2 semanas, lava tu ropa de cama a 40°C para mantenerla fresca. Sugerimos lavar la ropa de cama por separado de la ropa, para asegurarnos de que nada se enganche. Y recuerda echar un vistazo a la etiqueta de cuidado antes de meterla en la lavadora.

Si quieres eliminar las arrugas, sigue las instrucciones de la etiqueta de cuidado. Y si no te gusta planchar, nuestras colecciones de algodón lavado a la piedra (Alexia) y lino (Brisa) son una buena opción .

Loading...