Tienda

Diseño

Guía de Cuidado: Alfombras

Guía de Cuidado: Alfombras

Tu hogar es aquel lugar donde se recogen todas tus sensaciones. ¿La clave para alcanzar el máximo confort? Llenarlo de alfombras. Estos diseños textiles hacen que tu habitación sea más acogedora. ¡No te podrás resistir a sumergir los dedos de tus pies en su suave textura! Pero, antes de elegir la alfombra perfecta para tu hogar, lee atentamente nuestros consejos sobre su cuidado.

Cómo cuidar de tu alfombra

  • La mayoría de las alfombras nuevas, especialmente las empenachadas, desprenderán pelusas durante un período de tiempo después de haberlas llevado a casa. Pasa regularmente la aspiradora con el modo de "solo succión".
  • Evita doblar tu alfombra. Si necesitas moverla, las alfombras de lana o viscosa deben enrollarse con el soporte hacia afuera, para evitar dañar la pila. Espera 2-3 días después de que te llegue tu alfombra para que se acondicione y se quede plana.
  • Cuando te llegue la alfombra por primera vez o tras enrollarla para almacenarla, podrás notar algunas partes un poco aplastadas. No te preocupes: una vez la alfombra vuelva a estar plana, debería recuperar su aspecto normal en el plazo de 2-3 días.
  • Si vas a guardar tu alfombra, mantenla en un lugar seco, con temperatura controlada y ventilada para evitar la decoloración.
  • Evita tirar de hilos sueltos. Si los ves, córtalos.
  • Para las alfombras de pelo en bucle, sacúdelas en lugar de pasar la aspiradora. Así evitarás daños.
  • Los derrames se pueden secar con un paño blanco y seco. Para cualquier otra cosa, es mejor llamar a los profesionales en limpieza de alfombras.
  • No laves en seco ni planches tu alfombra.
  • Si tu alfombra se mancha, busca siempre consejos de limpieza profesionales.

Cómo evitar que tu alfombra se destiña

Todas las fibras naturales pueden desteñirse con la luz del sol, por lo que si tu alfombra está expuesta al sol directamente, asegúrate de girarla regularmente para garantizar un efecto uniforme. También debes rotarla si está cubierta por muebles de manera desigual, por la misma razón.

Para asegurarte de que tus alfombras no se muevan en suelos laminados o de madera, usa una alfombrilla antideslizante debajo.


Cómo cuidar de tus felpudos

Debido a sus fibras naturales, tu felpudo puede desprenderse o desteñir con el tiempo. Debido a esto, debes limpiarlos sacudiéndolos o con la aspiradora. No laves a máquina ni uses agua caliente en el felpudo de tu puerta.


¿Necesitas más inspiración? Descubre las alfombras que encajan en cualquier salón.

Loading...