MADE.COM TALENT LAB

Cómo cuidar tus muebles

Madera y laminado:

Daños ocasionados por la luz solar

Estos dos materiales son sensibles a la luz. Si van a estar expuestos a la luz solar, te recomendamos que no dejes ningún objeto sobre su superficie durante las primeras 6 u 8 semanas. Así evitarás que aparezcan marcas o cercos en caso de que el mueble se aclare debido a la luz del sol.

Limpieza

Limpia tus muebles con un paño húmedo, bien escurrido. A continuación, seca por completo la superficie. Los líquidos pueden dañar tanto la madera como el laminado. Si se te derrama algo, límpialo y sécalo de inmediato. Si quieres eliminar alguna mancha, hazlo con suavidad. Utiliza un jabón suave y agua templada.

Piel

Daños ocasionados por el sol y el calor

La piel se puede decolorar si está expuesta a la luz directa del sol. Para que esto no suceda, piensa bien dónde vas a colocar tu mueble. La exposición a fuentes de calor también puede dañarla. No lo coloques muy cerca de un radiador.

Limpieza

La piel se limpia con un paño suave y seco. Si con eso no es suficiente, utiliza un paño y agua jabonosa. Para que conserve un buen aspecto, te recomendamos que limpies la piel periódicamente con un limpiador para cuero y piel.

Tapizados

Daños ocasionados por la luz solar

Los muebles tapizados se pueden decolorar si están expuestos a la luz directa del sol. Piensa bien dónde vas a colocar tu mueble.

Desgaste

Para conservar el buen aspecto de los cojines, te recomendamos que les des la vuelta de forma habitual. Así también evitarás que se desgasten más por un lado. Para que no pierdan su forma, sacude los cojines de espuma, plumas o fibras siempre que sea posible.

Patas

Asegúrate de que las patas de tu sillón o sofá están bien sujetas. Para no dañarlas, y para no estropear el suelo, evita arrastrarlas.



Loading...