¿Novedades? Por aquí

Tienda

Acerca de

Cómo convertir tu baño en un spa

Cada vez somos más conscientes de lo importante que es dedicarnos un tiempo a nosotros mismos. Imagina terminar un largo día de teletrabajo y que te espere una relajante sesión de spa. ¿Suena bien? Te contamos todo lo que necesitas saber para convertir tu baño en un oasis de bienestar.

@francescasaffarihome

Heather Milner

1. Establece la escena

La clave para que tu baño tenga un ambiente de spa, es preparar previamente el terreno. Los espejos dan una sensación de amplitud e iluminan tu espacio, mientras que las plantas te conectan con la naturaleza, además de mejorar la calidad del aire. El toque acogedor se consigue a través de una iluminación suave, con metales cálidos, vidrio opaco y formas orgánicas. Una vez tengas todo listo, solo te falta elegir tus canciones favoritas y darle al play, disfrutando de un momento de relax perfecto.

2. Despeja el ambiente

Es imposible sentir la paz interior si estás rodeado de desorden. Por tanto, deshazte de lo que no necesites y organiza todas tus cremas y perfumes en cajas de almacenamiento. Para ello, te recomendamos decantarte por un precioso juego de terrazo y un dispensador de jabón rosa mate. Una semicolumna de madera mantendrá el resto de tus cosas ordenadas y fuera de vista. De esta forma, podrás dedicar todo el espacio que necesites a lo más importante: relajarte.

3. Ten una cesta a mano

Antes de dar el chapuzón, coloca una cesta de ropa donde la puedas alcanzar. Dejar tu pijama tirado por el suelo no cumple con ninguno de los criterios feng shui. Un diseño tejido como Hadid es una buena elección, ya que su aspecto natural irá en sintonía con el ambiente. Ya solo te faltan las velas, tu libro favorito y un puente para bañera que te permita apoyar tu bebida favorita.

4. Envuélvete en suavidad

Pero lo mejor del spa no es solo el masaje, sino también el momento en el que sales y te dejas envolver por unas suaves y blanditas toallas o un cómodo albornoz. Envuélvete en algodón, fibras orgánicas o texturas gofradas. Los colores pastel son la vía rápida hacia la calma, aunque los tonos brillantes y claros también pueden servir para levantarte el ánimo.

¿Te ha gustado este artículo? Subscríbete a nuestra newsletter:

Artículos relacionados

Trucos para ordenar tu dormitorio

Cada cosa en su lugar

Seguir leyendo

¡Que el teletrabajo no te quite la pausa del almuerzo!

Se acabó lo de comer en el escritorio

Seguir leyendo