Pídelo ahora y recíbelo para Navidad

Tienda

Acerca de

Cómo crear un despacho casero con (mucho) estilo

Para muchos, trabajar desde casa se ha convertido en la nueva norma, así que ha llegado la hora de actualizar tu espacio de trabajo y convertirlo en un paraíso de productividad. Descubre a continuación nuestros consejos para crear un despacho casero en el que no falten ni la inspiración ni la motivación. Te hacemos un adelanto: muebles prácticos, ideas creativas y accesorios. ¡Pon en práctica los siguientes trucos y sácale el máximo partido a tu potencial!

Paso 1: El escritorio

El elemento clave de un buen espacio de trabajo es lograr una configuración adecuada, comenzando por el escritorio. Glenn logra el equilibrio perfecto entre la función y el estilo. O, si buscas una opción más industrial, Anderson destaca gracias al sólido revestimiento de cobre, aportando un toque lujoso a tu espacio. Nuestro consejo: cambia tu silla de oficina estándar por un trono de terciopelo que sea la envidia de todos los participantes de tus llamadas Zoom. Y ya solo faltaría añadir un cojín grande y mullido. Ponte cómodo y, ¡a cumplir todos tus objetivos del día!

Paso 2: La iluminación

Establece la iluminación que más te guste para crear un ambiente productivo. Te recomendamos abrir las cortinas o las persianas y una ventana que refresque la estancia. La luz natural y el aire fresco te mantendrán concentrado y listo para poner en práctica todas tus brillantes ideas. ¿Que no tienes luz solar en tu estudio? No pasa nada, la lámpara de mesa también funciona. Eso sí, es importante apagar las luces del techo, ya que puedan provocar dolores de cabeza. En su lugar, te recomendamos apostar por Faye, su suave luz protegerá tus ojos del deslumbramiento de la pantalla.

Paso 3: Los accesorios

No hay nada peor que un espacio de trabajo sin personalidad. ¿La clave para evitarlo? Añade accesorios que te hagan sentir bien. Para el confort de tus pies, coloca una alfombra suave debajo de la silla y una manta para cuando refresque. Las texturas agradables te ayudan a relajarte, dejando atrás el estrés. ¿Crees que los organizadores de escritorio son necesarios para la toma de decisiones? Efectivamente, también vas a necesitarlos. Sin mencionar una taza grande de café que ayude a despertarte por la mañana. Y si se avecina alguna fecha de entrega importante, no dejes que se te pase, elige un reloj de escritorio que sirva también como objeto decorativo. Ya has ganado otra habilidad: la gestión del tiempo.

Paso 4: El almacenamiento

Mantener tu despacho ordenado es esencial. Cuantas menos cosas tengas encima del escritorio, mejor. ¿Por dónde empezar? Deja las superficies impecables archivando los documentos en un armario y guardando tu material de oficina en cajones ocultos. Es el momento de decir adiós a las tazas de café acumuladas. Los maceteros pueden funcionar de maravilla como recipientes para guardar bolígrafos y los baúles de almacenamiento ocultan todos los cables. La clave está en limpiar todo al final del día. Encontrar un buen equilibrio entre el trabajo y tu vida personal, es un gran reto que depende de ti.

Paso 5: Un poco de color

Última tarea de tu agenda: dar un toque de originalidad. Haz que tu ambiente de trabajo sea lo más inspirador posible, colgando coloridas obras de arte en tus paredes y objetos personales en estanterías, como postales o fotos de tus viajes enmarcadas. Sin olvidar esas piezas especiales que has recopilado a lo largo de los años. El truco principal para elegir estos objetos es exponer solo lo que te saque una sonrisa. Por último, deja entrar un poco de verde. Las plantas incrementan tu productividad y aumentan el estilo. En lo que respecta al color, se ha demostrado que los tonos claros como el azul ayudan a concentrarse; el amarillo se usa para la creatividad y, el verde, para emitir vibraciones zen.

¿Te ha gustado este artículo? Subscríbete a nuestra newsletter:

Artículos relacionados

¡Que el teletrabajo no te quite la pausa del almuerzo!

Se acabó lo de comer en el escritorio

Seguir leyendo

La ecuación del éxito - Creando un espacio productivo

Conexión: mi despacho casero

Seguir leyendo