¿Novedades? Por aquí

Tienda

Acerca de

En busca de una segunda vivienda

En busca de una segunda vivienda

El momento en el que Anna Jacobsen quiso escapar de la ciudad, ella y su pareja Tom comenzaron a buscar un apartamento en la zona rural de Norfolk. Su búsqueda les llevó a dar con una casa rural de estilo victoriano del que "se enamoraron perdidamente". Por razones financieras, la pareja decidió que alquilarla era la mejor opción. Hablamos con la fotógrafa y estilista de interiores Anna Jacobsen para que nos cuente cómo decoró este hogar acogedor alejado del mundanal ruido.

La lista de requisitos de Anna y Tom al buscar una segunda vivienda: algo pequeño, con mucho carácter. Esta casa rural los cumplía. Tiene un salón (con una estufa de leña), una cocina en la planta baja, un dormitorio, una oficina y un baño en la planta de arriba. Y en la parte de atrás, hay un exuberante jardín verde rodeado de árboles.

El plan era dejar las puertas de la casa abiertas a diferentes huéspedes, y a Anna le encanta ser la anfitriona. Sentada en una silla junto a la ventana, dice: "Disfruto haciendo que los espacios se vean bien, preparando las flores y la mesa, y asegurándome de que las personas tomen una copa cuando entran. Intento que todos se sientan como en casa". Pero le ha tomado tiempo acostumbrarse a compartir un espacio tan personal. "Estaba un poco preocupada", admite. “Pensé que tal vez cuando volviera y hubiera habido gente aquí, la energía sería diferente, pero no ha sido así. Y ahora me siento feliz de pensar que, si no estamos cerca, alguien más la está disfrutando y no se queda vacía”.

Entonces, ¿cuál es el secreto para ser un anfitrión de cinco estrellas y crear el mejor ambiente en tu segunda vivienda?

La importancia de la ubicación

Como ex londinense, Anna aprecia la paz y la tranquilidad que ofrece el campo. Y también sus invitados. “Vivir allí durante mucho tiempo hace que la cabeza te dé un vuelco, estás siempre ocupado. Cuando llegué a Norfolk, pensé, 'oh, Dios mío, es verdaderamente tranquilo'. Puedes dormir bien sin que el ruido de los coches te despierte. Creo que la gente viene aquí para relajarse y disfrutar de esa sensación de calma".

El confort es clave

Hacer que tus invitados se sientan cómodos es el objetivo principal de Anna. Y puede que no sea tan difícil como crees. “Creo que lo que necesitas en tu vida diaria para sentirte cómodo es una buena cama y una cocina bien equipada para que puedas preparar platos elaborados. Y un baño. Bañarse con burbujas es todo un placer. Son cosas simples que marcan una gran diferencia."

Quédate con lo esencial

La casa de Anna tiene una cocina bien equipada para que sus huéspedes puedan saborear deliciosos platos sin tener que salir de casa. “Tenemos una tabla de cortar, buenos cuchillos y sartenes. Cosas simples, pero muy prácticas. En Norfolk puedes encontrar productos locales de temporada muy baratos”.

Pequeños detalles

Anna cree que los pequeños detalles hacen una gran diferencia. “Siempre dejamos una pequeña tarjeta con un mensaje de bienvenida y una ilustración de la casa que dibujó la madre de Tom. Si sabemos que es el cumpleaños de alguien, personalizamos [el mensaje] para adaptarlo a la ocasión. También recogemos flores frescas del jardín, hacemos granola casera y dejamos una botella de vino”.

Presentaciones divertidas

¿Cómo evitar una cena aburrida? Haz una introducción memorable. "Cuando tengas huéspedes que no se conozcan entre ellos, preséntales de una manera especial, contando cómo os conocisteis o alguna anécdota divertida", sugiere. “Si las personas no han sido presentadas de antemano y se sienten incómodas o son tímidas, no interactuarán durante la cena. Se trata de hacer que todos se sientan como en casa".

Conoce a tus huéspedes

¿La clave para ser un anfitrión ejemplar? Infórmate sobre tus huéspedes. “Creo que es bueno que [la casa] esté adaptada para un tipo específico de personas: atrae a parejas que solo quieren leer y dormir, salir a caminar y cocinar un poco. Básicamente lo que nos gusta hacer a Tom y a mi. No es para todos. Pero no tiene que ser así.

Desconexión total

¿La mejor manera de hacer que tus invitados se sientan zen? Deshazte de la tecnología y compra libros. “A la gente le gusta el hecho de que no tengamos televisión. Dejamos todos mis libros y revistas de interiores en casa para que los invitados las lean. Sentarse en el sillón rodeado de velas, un buen libro y el sonido del fuego de la chimenea: es la escena que mejor describe esta casa".

Atmósfera envolvente

Anna es una profesional cuando se trata de crear la atmósfera perfecta. ¿Su consejo? Elegir la luz adecuada. “Es gracioso ver cómo algunas personas no piensan en la iluminación o no les molesta, pero creo que es realmente importante. Las velas siempre son buenas, especialmente en esta época del año. Perfectas para un día gris".

Arropa tu hogar

Entonces, ¿cómo obtienes esa sensación de bienestar? Nos alegra que lo hayas preguntado. “Incorporando muchos textiles. Las alfombras agregan color y personalidad, pero también son funcionales. El suelo es de madera, así que es bueno tener algo de suavidad y calidez. Y simplemente añadiendo muchas mantas: en tu cama, en tu sofá, en las sillas...".

Práctico pero personal

¿Qué consecuencias tiene acoger constantemente a amigos y familiares? Anna cree que es posible ser precavida sin comprometer su estilo personal. “En términos de gusto, lo hice de la manera que yo quería. Pero tuve que pensar en cosas prácticas como, por ejemplo, comprar protectores para colchones y almohadas”.

Jardín acogedor

Hay muchas cosas de la casa rural que la hacen única, desde la escalera flotante hasta la estufa de leña. Pero el frondoso jardín, que se completa con una cómoda área para sentarse y una hoguera, es definitivamente un punto culminante. “Nos encanta pasar tiempo en el jardín, y la hoguera nos permite extender esas cálidas noches de verano hasta el otoño. La manta y la bebida caliente son opcionales, pero sin duda aumentan la comodidad”.

Ponle sentimiento

“Cuando seas el anfitrión, hazlo con amor y cuida de tus huéspedes. Eso es lo principal, porque creo que las personas pueden sentir la energía que les transmites. Puede sonar a cliché, pero los huéspedes sienten nuestra casa como su hogar por unos días, y creo que es el mejor cumplido que puedan hacernos".

Artículo escrito por: Emily Rogers
Imágenes de: Liz Seabrook | Art direction by: Laura Cumming

¿Te ha gustado este artículo? Subscríbete a nuestra newsletter:

Artículos relacionados

Viviendo en un paraíso Art Deco (alquilado)

Zeena Shah nos hace una visita guiada por su piso alquilado

Seguir leyendo

La casa de Bo Fentum crece con su familia

Viajando a la California de los 70

Seguir leyendo