¿Novedades? Por aquí

Tienda

Acerca de

James Davies en el salón de su casa de Londres.

El estilo industrial se fusiona con el minimalismo en un almacén reformado

«Fue un proyecto apasionante», comenta el arquitecto James Davies hablando de su casa de Londres. Cuando su empresa Paper House Projects descubrió este almacén estaba completamente destartalado, oculto en un patio trasero de Stoke Newington. Lo renovaron por completo. Hoy en día es una casa de dos dormitorios con un espacio habitable y luminoso de estilo minimalista. Nosotros tuvimos el placer de visitarlo y hablar con su propietario, quien nos contó los desafíos que supone renovar un espacio abandonado. También nos explicó cómo eligió los materiales para conseguir una casa de revista.

Una joya oculta

«Cuando vi el almacén por primera vez, era un espacio abandonado en el que no había nada», recuerda James. Solo se podía acceder al edificio por la consulta del médico de al lado, tenía humedades y había montones de muebles abandonados. Las únicas aberturas al exterior eran dos ventanas al lado de lo que hoy es la cocina». Sin embargo, al entrar el espacio me impresionó. Supe de inmediato que se le podía sacar mucho partido».

Sube el volumen (del espacio)

«En mi opinión, todo gira en torno al tamaño del espacio, la altura y la luz natural. Creo que los espacios en los que crecí o los que conocí durante mis estudios de arquitectura tuvieron una gran influencia en mí. Sobre todo aquellos en los que su tamaño te intimida al entrar: los Albert Docks cuando era niño o la Tate Modern de Liverpool y la de Londres...».

Buscando coincidencias

«Por supuesto hay materiales que se repiten en las estancias: el piso de hormigón pulido, los paneles de madera de la pared y la carpintería metálica. Los dos últimos hacen juego con la mesa de comedor Lomond, con su estructura de color negro y sus superficies de madera. La arquitectura marca el tipo de muebles y accesorios que incluyo en cada estancia».

Mix de materiales

«El techo es completamente nuevo. Lo único que dejamos como estaba originalmente fueron la cubierta y el tamaño. Estoy seguro de que nueve de cada diez personas habrían intentado ganar más espacio con un entrepiso sobre la cocina o haciendo dos pisos. Pero mi objetivo era conservar el espacio. Añadimos grandes ventanas y tragaluces orientados hacia el sur para atraer mucha luz natural. Cuando se trata de materiales, lo que importa es crear contraste. Por eso incluimos los paneles de madera en esta caja blanca. Además, quedan de maravilla con el suelo de hormigón, al igual que con los armarios de la cocina. Juntos aportan diferentes texturas».

Imágenes inclinadas

«No tengo muy claro por qué me gusta inclinar imágenes sobre la pared en lugar de colgarlas. Puede que se trate del espacio definido por los armarios de la cocina, las estanterías y las lámparas. Las fotografías y cuadros pueden ser difíciles de colocar, porque una vez colocados te planteas cómo quedarían en otra parte. Y probando decides dónde quieres que vayan las cosas».

Contrastes vibrantes

«También añadí contraste al espacio interior al elegir muebles hechos de materiales con diferentes texturas. La estructura de esta mesa de centro redonda está hecha de un metal cuyo aspecto contrasta con el cristal. Lo mismo sucede con la lámpara de suelo situada en el salón, cuya pantalla oscura contrasta con el interior metálico».

El encanto minimalista

«Cada vez que entro en esta casa una sensación de calma me invade. Es un espacio ideal para sentarse, contemplar y relajarse. Mi gusto personal es muy minimalista en cuanto a objetos e interiores. En realidad, creo que este espacio es un lienzo en blanco: cualquier persona con gustos diferentes a los míos podría llegar y convertirlo en propio».

Compra duradera

«Sobre todo aprecio la buena calidad. A partir de ahora solo quiero comprar cosas que duren. No de usar y tirar. Para ello, fijarse en la calidad de los productos es fundamental. Pagaría lo que fuera por un producto si me garantizaran que va a durar toda la vida».

Dame un motivo

«En mi caso, selecciono con mucho cuidado las piezas que quiero poner en mi casa. Los últimos años me he deshecho de varias cosas porque me he mudado unas tres o cuatro veces. Ahora todo lo que tengo está aquí porque siento que lo necesito».

Definiendo el espacio

«Hace unos diez años, surgió la tendencia de los espacios abiertos, y la gente sigue viviendo así. No obstante, también quieren espacios más definidos: una zona familiar o rincones privados. A pesar de la altura y el volumen de esta casa, también se necesitan espacios independientes para cocinar, comer y estar. Y hay que crear varios ambientes para cada zona. Lo intentamos, por ejemplo, realzando los laterales con paneles de madera o cristales tintados».

Diseñando el almacenaje

«Como arquitecto, la principal demanda es el almacenamiento: todos los clientes lo piden, pero es muy difícil hacerlo bien y con nivel, porque la carpintería es la partida más volátil e impredecible. La calidad de la mano de obra no es siempre óptima, pero nosotros hemos tenido la suerte de contar con buenos constructores y carpinteros para este proyecto. ¡Hemos sufrido verdaderas pesadillas en otros!».

Seamos realistas

«Desde luego, esta casa no es para todos. Cuando la gente ve fotos de este proyecto, les parece muy austero y algo minimalista. Pero al visitarlo, la gente aprecia el volumen, la luz y se da cuenta de que es agradable para vivir».

No se ha descuidado nada

«Siempre tratamos de incorporar zonas de paso: pasillos, recibidores y rellanos. Suelen ocupar gran parte de cada vivienda, pero si se pasa tiempo en ellos, se convierten en espacios útiles, no solo de paso».

Efecto dominó

«Demolimos el edificio del patio.  Luego creamos todas estas nuevas aberturas en las paredes, para que todas las estancias de la planta baja tuvieran acceso al patio».

Bienvenido al barrio

«Lo llaman el Valle del Cochecito. Por lo que parece, Stoke Newington es el lugar de Europa con más concentración de familias jóvenes. Creo que a las familias les gusta vivir aquí por todos los espacios verdes y urbanos que hay. Y está justo a las afueras del bullicio de Dalston, por eso es tan tranquilo e ideal para personas que, como yo, disfrutan del aire fresco, las caminatas y el silencio».

Artículo escrito por: Marius Thies
Imágenes de: Anna Batchelor

¿Te ha gustado el artículo? Suscríbete a nuestra newsletter