Novedades que no te querrás perder

Tienda

Acerca de

Sillas giratorias

Estilo y comodidad con nuestras sillas giratorias

Tener una habitación o zona de la casa que sirve de despacho es cada vez más habitual, porque el teletrabajo ha llegado a nuestras vidas para quedarse, eso es así. Seguro que el ordenador ya lo tienes, y puede que también un escritorio o una mesa que te sirva como tal. Pero ¿y la silla? Que sí, que puedes usar la del comedor o la de la cocina, pero piensa que vas a pasar muchas horas en ella y necesitas una que esté especialmente diseñada para el trabajo de oficina. Justo como las sillas giratorias que encontrarás en MADE.COM.

Diseños que cautivan

La característica principal que debe tener una silla giratoria para escritorio es que te ofrezca la comodidad necesaria para que no se te resienta el cuerpo. Las nuestras cumplen ese requisito de sobra. Presentan respaldos y asientos acolchados, reposabrazos altos… El nivel de confort será tal que no tendrás ganas de levantarte. Además, son tan bonitas y elegantes que lucen bien en cualquier estancia. Sus formas curvas y su diseño refinado, que combina tejidos como el terciopelo o el cuero con patas de latón y madera, harán que no pasen desapercibidas. Más bien lo contrario: prepárate para que te pregunten dónde la has comprado.

Con ruedas o sin ruedas

Al pensar en una silla giratoria, seguro que lo primero que te viene a la mente son los típicos modelos con ruedas que te permiten desplazarte hasta el archivador sin tener que levantarte. Aunque también contamos con diseños de esos, la mayoría de nuestra colección está compuesta por sillas giratorias sin ruedas. ¿Por qué? Porque te ayudan a conservar el suelo impoluto y, al no incluir partes móviles, son más duraderas y estables. Y, lo más importante, porque la limitación de movimiento favorece la concentración. Por eso, nuestras piezas suelen incluir una base metálica o de madera.

Ponte manos a la obra

Para que tu silla giratoria no desentone con la decoración y llame la atención por las razones equivocadas, ten en cuenta el estilo general de la zona en la que vayas a integrar tu espacio de trabajo. Sobre todo, fíjate en cómo son el escritorio, la lámpara —si tienes— y el resto de muebles que formen parte de tu despacho, como las estanterías. Si la estética es moderna, elige un diseño contemporáneo a base de metal y colores sobrios. Y, si prefieres algo atemporal, apuesta por un modelo clásico o de espíritu retro. Decídete y ya tendrás todo listo para empezar a contestar correos electrónicos.