¿Novedades? Por aquí

Tienda

Acerca de

Taburetes

Tú pones el aperitivo y nosotros, los taburetes

Los taburetes son muebles pequeños apreciados por su utilidad, pero sin mucha fama como elemento decorativo. Su uso se limitaba al de asiento extra en los casos de emergencia o para alcanzar algo a lo que era imposible llegar de otra manera (que levante la mano quien no haya usado uno en la infancia para llegar a una tableta de chocolate). Normalmente, estaban en la cocina, escondidos bajo una mesa o en un armario. Hasta hoy. Además de haberse convertido en una opción igual de válida que las sillas, son tan versátiles que pueden utilizarse para muchas otras cosas aparte de sentarse.

Los reyes de la cocina

Tras el boom de las cocinas abiertas, hoy en día es muy frecuente encontrar en ellas una barra o isla que sirve como espacio para comer o para que los invitados tomen algo mientras los anfitriones se afanan entre los fogones. En estos casos, los taburetes altos son tus mejores aliados: son cómodos, le dan un toque moderno a la estancia y los hay de todo tipo. Los de madera combinan de maravilla con una decoración rústica, los metálicos de estilo industrial resultan muy sofisticados y los hay incluso tapizados en terciopelo para crear un efecto vintage.

Úsalos en cualquier mesa

Si los taburetes de bar no encajan en tu casa, no te preocupes. También hay modelos bajos que funcionan muy bien como asientos para una mesa de comedor o un escritorio. Si tienes sitio y los vas a dejar a la vista de manera permanente, elígelos con respaldo. En cambio, para aprovechar el espacio al máximo, las ventajas de los clásicos sin respaldo son innegables: se apilan y se guardan fácilmente. ¿Has organizado una cena con amigos y os venís arriba con la música? Pon la mesa contra la pared, esconde los taburetes debajo y ya tenéis pista de baile.

Algo más que asientos

Los taburetes de cocina o comedor son los sustitutos ideales de las sillas, pero la verdad es que los modelos bajos valen para decorar cualquier habitación. En un dormitorio pequeño puedes colocarlos a modo de mesillas de noche y, en el baño, como mesa auxiliar para poner unas toallas o unas velas. También son perfectos para el salón, donde las opciones se multiplican: úsalos como revistero, como soporte para plantas o para crear un rincón de lectura junto a tu butaca favorita. Solo tienes que hacerte con una lámpara de mesa y asegurarte de tener un buen libro a mano.